04 noviembre 2011

De desayunos y meriendas.


¡Buenos días por la mañana! Aquí estamos de nuevo.
He estado dándole vueltas y quisiera poder aportar ejemplos gráficos o imágenes que puedan ayudar a entender mejor las cosas a las que hago referencia, así que al prepararme el desayuno, hoy bastante simple la verdad, he querido aprovechas para utilizarlo de ejemplo. Normalmente no empleamos tiempo en este tipo de cosas o directamente no le damos importancia y seguramente para mucha gente alguno de sus desayunos y meriendas tenga un aspecto similar a este:
El clásico de leche con galletas (obviamente las galletas pueden variar y el vaso puede ser de café con leche, etc.). Pues bien, a continuación exactamente el mismo desayuno:
En esencia es lo mismo la leche con las galletas pero la sensación que tengo yo al desayunar cambia, es más bonita y por lo tanto yo desayuno más feliz. He querido poner un ejemplo sencillo, que este al alcance de todos (creo que debería escribir dirigiéndome a las chicas pero bueno, por el momento seguiremos igual). Se trata únicamente de buscar (o de comprar que no es algo tan caro y vamos a darle uso) un vaso o una taza bonita, que nos guste nada más verla en vez de desayunar en uno más de los vasos de nocilla o cualquier otro que hay por casa. También está claro que no todo el mundo tiene tiempo o no siempre tenemos tiempo para preparar dulces en casa (o puede ser que sencillamente no apetezca) pero para mi la imagen de las galletas en el plato en vez de coger la caja hace que cambie mucho, ya no es algo que he cogido rápidamente para desayunar sino que me he preparado el desayuno y pierde la imagen de “galletas industriales”.
No es que quiera ir dando lecciones ni nada parecido, es solo que he pensado que estaría bien poner un pequeño ejemplo de esas pequeñas cosas que hacen bonita la manera de vivir.
Ya que tenía la cámara en la mano he aprovechado para hacer unas fotos de las cosas bonitas que tengo yo para mis desayunos y meriendas:
Me encanta esta taza, había más cosas de la colección que me hubiese gustado comprarme pero no pudo ser y ya llegue tarde.
Iba buscando desesperadamente una jarrita pequeña para la leche especialmente desde que descubrí el té con leche y cuando ya había perdido toda esperanza la encontré (y encima baratísima! XDD).
He de ser sincera y decir que mi preciosa tetera (me gusta que sea así, redondita blanca y lisa, de esta manera puede quedar bien con cualquier taza y platito) todavía no ha sido estrenada, no hace mucho que me la compré pero antes de estrenarla, ya que eso significa comprar té, quiero terminarme los que tengo en casa en bolsitas porque sino al final lo único que hago es acumular cosas.
Así que de momento en mi lista de deseos me queda por encontrar un platito bonito y una bandeja bonita, pero con lo que tengo ahora ya estoy bastante contenta ^^.
Y ya que parece que el post gira en torno a desayunos, meriendas y té aprovecho para decir mis últimos pequeños descubrimientos que me hacen disfrutar más del té: variar la manera de tomármelo!! Tengo un pack de bolsitas de distintos tes e iba variando pero siempre me los tomaba sencillamente con un poco de azúcar pero he hecho pruebas y he descubierto un mundo nuevo! XDDD y es algo tan sencillo como ponerle al té leche (un clásico que no había probado), miel o canela. Me han gustado todas. Así que desde aquí pido que si alguien tiene más ideas para con el té que las comparta.
Muchas gracias por la visita y ¡Hasta la próxima!

2 comentarios:

supercursi dijo...

Me encanta tu ejemplo ilustrado :D Lo que cambia un desayuno sólo con sacar las galletas del paquete, ¡y lo poco que cuesta hacerlo!

Yo alguna vez he preparado la tetera con té en bolsitas, aunque claro, es preferible en hojas. Quiero llevar a la práctica una idea que vi en un tutorial para hacer tus bolsitas de té, con el sabor que quieras y con etiquetas requetebonitas.

La idea de este blog me resulta la mar de inspiradora :D ¡un besote!

Momo dijo...

Muchisimas gracias por pasarte por aquí!y por tus comentarios, así cualquiera se motiva para seguir escribiendo. La verdad es que si, con un pequeño detalle pueden cambiar mucho las cosas.
Por cierto, lo de la canela en el té viene a raíz de haberlo leido en tu blog ^^